CIELITO LINDO

El cielo es uno pero nunca el mismo; es una metáfora viviente de la impermanencia y la transitoriedad. Dependiendo de múltiples factores, como el lugar y el clima, la hora o el viento, la estación, la nubosidad, los fenómenos meteorológicos, de si está contaminado o no… puede lucir completamente diferente en el transcurso del día a la noche, y entre un día y otro. El cielo es un lienzo inmenso y en constante cambio, en el que la naturaleza despliega pródigamente su creatividad, transformando estos estímulos en todo tipo de efectos, colores, formas, luces y atmósferas, generando infinitas obras de arte. En esta serie recopilo vistas aéreas de las que me he quedado prendada.

© 2020 Cristina Grisar todos los derechos reservados

  • Instagram